4 razones por las que el calor nos hace menos productivos y 4 ideas para combatirlo
Volver

4 razones por las que el calor nos hace menos productivos y 4 ideas para combatirlo

4 razones por las que el calor nos hace menos productivos y 4 ideas para combatirlo

Existe la creencia de que es normal ser menos productivos en los meses de más calor. Si estás en Chile, eso comprende el período entre el festivo mes de diciembre y el vacacionado febrero, justo antes de que aparezca marzo. Sin embargo, hoy queremos preguntarnos si realmente es así o si es sólo un mito colectivo que hemos reforzado año tras año con tal de no tener que hacer demasiado en la oficina los meses de más calor.

Si bien es normal ser menos productivo cuando la temperatura sube (y acá te explicamos las razones) es posible mantenerte igual de productivo que siempre e irte de vacaciones con la conciencia limpia si comprendes qué es lo que realmente le pasa a tu cuerpo y cerebro.

¿Por qué somos menos productivos?

1. El calor cansa

Independiente del aire acondicionado, cuando te movilizas hacia y desde la oficina lo haces a la temperatura exterior y eso puede dejarte exhausto y sin ganas de repetir la experiencia durante los 3 meses que dura el verano. Imagina llegar exhausto y acalorado a las 8 de la mañana… claramente nadie puede vivir así.

2. Tu cerebro se pone en “modo verano”

Especialmente si pronto te irás de vacaciones, o si simplemente el verano te hace sentir como si estuvieras en la universidad otra vez (con 3 meses de descanso), puede que un bello día haga que tu cerebro piense sólo en lo genial que sería estar tomando sol en algún lugar muy lejos de tu escritorio y correo. Si además todos tus compañeros están con una actitud similar, esa sensación de relajo puede tener un impacto real en la productividad conjunta del equipo.

3. Estás contando los días que quedan para irte de vacaciones

Esta razón es la más obvia de todas: estás más emocionado por tachar días en el calendario que otra cosa, y aunque es entendible, es necesario recordar que aún hay muchas tareas que dependen de ti y que es importante terminar antes de irte a tu merecido descanso.

4. Hay menos gente y se avanza menos

Si estabas terminando un proyecto clave y un par de personas de tu equipo se han ido de vacaciones, es normal avanzar más lento: no sólo porque tienes menos manos disponibles, sino porque posiblemente te falta la opinión clave de ciertos participantes.

¿Cómo combatirlo?

1. Todo parte con la temperatura

Si tu oficina tiene aire acondicionado ya tienes el 50% del trabajo listo. Procura además vestirte con telas más claras y ligeras (siguiendo el código de vestimenta, si es que lo tienes) y prefiriendo sandalias cuando sea posible. La base es manejar el calor que sientes desde el comienzo.

2. Ten expectativas realistas de productividad

Define qué cosas necesitas realizar cada día y auto impone fechas de entrega. Si falta gente en tu equipo o si es tu jefe el que está de vacaciones, sigue avanzando lo que más puedas tal y como lo harías en un momento normal del año.

3. Y cúmplelas

No porque el jefe no esté preguntando constantemente cómo van tus avances significa que es menos importante cumplir las fechas que has establecido.

4. Hidrátate de forma correcta

Ten siempre a mano una botella de agua helada y evita a toda costa el café, incluso si es café helado. El calor afecta de forma agresiva las reservas de agua del cuerpo y si no estás bien hidratado puedes sentirse aletargado e incluso sufrir de migrañas.

¿Sientes que este año has producido menos que el anterior? Recuerda que la productividad no necesariamente se mide en horas, sino en tareas avanzadas. La clave aquí es sacarle el mayor provecho a cada minuto que pasa en la oficina… y no sacar la vuelta.